Nosotros

Corría el año 1979 cuando Ángel Enciso y Pilar Azcoiti abrían las puertas del asador Casa Ángel. Sus dos hijos mayores, Santi y Manuel se daban cuenta de que los estudios no eran para ellos y decidían meterse también en la hostelería trabajando en el comedor.

La carta, corta pero intensa, se componía de sota caballo y rey. Los pimientos de Lodosa, el jamón siempre de reserva, de Sánchez Romero Carvajal o Joselito, la sopa de ajo, espárragos de Lerín (pueblo del cual descendían), tortilla de bacalao y verduras siempre de temporada. De segundo no faltaba el besugo, la merluza, o el rape, todos ellos a la parrilla, y como carne el chuletón de vaca, gorrin o cabrito y solomillo.

Algún año mas tarde se ampliaba la carta y la plantilla ya que el pequeño de los hermanos, Ángel Mari, optaba también por seguir la tradición familiar, especializándose en el mundo de los vinos e incluso fundando el club de sumilleres del cual fue presidente durante varios años.

Con los padres ya jubilados, los tres hermanos, sin abandonar los fogones de Casa Ángel, deciden reabrir las puertas del Asador Mutiloa, un local mucho mas amplio, con salones para bodas y banquetes y con un precioso jardín y parking propio, especializándose en comidas de empresa entre semana y recibiendo a muchas familias que se acercan a probar los menús para grupos que ofrecen los fines de semana.