Aunque cada maestrillo tiene su librillo, desde Asador Mutiloa vamos a mostrarte la que consideramos como mejor forma de elaborar un buen chuletón, uno de los grandes manjares de la cocina española.

El chuletón, especialmente el de buey, es la joya de la corona de los amantes de la carne. Es fundamental que la materia prima sea de primera calidad, aunque aún así hace falta poner esmero para sacarle todo el sabor y presentarlo con la textura adecuada.

Veamos los pasos que debes seguir.

 

Selección de la carne

Lo más importante. Sin esto todo lo demás será tarea inútil. Debes fijarte en la grasa de la pieza y en el tiempo de maduración a la que ha sido sometida, siendo el idóneo entre los 15 y los 22 días. Procura que sea de un proveedor o marca de confianza.

La parrilla perfecta

De igual forma que de una carne de mala calidad es imposible hacer un buen asado, es desgraciadamente muy posible estropear una carne de buena calidad si no se atina con la parrilla, la temperatura a la que se asa la pieza, etc.

Lo ideal es que la parrilla que utilices sea cerrada, para adquirir de este modo la condición de horno. El secreto radica en que el calor se quede en el centro, no que salte al parrillero. La parrilla ha de tener una leve inclinación para que la grasa no caiga en el fuego, lo que le daría un aroma inadecuado.

La carne debe ponerse en la parrilla a una temperatura ambiente, tras haber pasado unas horas de atemperado.

 

El asado perfecto

Tras poner en la parrilla la carne a temperatura ambiente, empiezan lo que consideraríamos las fases del asado.

Sellado. Conseguir que la carne adquiera un color tostado, asándola por ambas caras durante unos 4 minutos.

Fusión y confitado de grasa y jugos. Voltear como mínimo un par de veces la carne para que el asado no suelte jugos y conserve todo su sabor.

Es importante que el fuego se encienda unos 40 minutos antes de echar el chuletón. Es un error muy frecuente salar el chuletón al final, cuando lo cierto es que la sal necesita cocinarse de igual forma que la carne. Debes echar la sal en la parte asada de la pieza tras el primer volteo.

 

Emplatado y maridaje

No hay que complicare demasiado, basta con que el plato no esté excesivamente caliente y que vaya acompañado de unos buenos cubiertos, siendo de especial relevancia la presencia de un afilado cuchillo que permita cortar bien el chuletón, sin innecesarios destrozos.

 

 

En cuanto al maridaje, ahí entra tu gusto, aunque huelga decir que siempre se recomienda un buen vino tinto. Y, ojo, algo que está marcando tendencia: acompañarlo de una botella de cava. Nunca es tarde para nuevas experiencias.

Call Now Button